HIDROLIPOCLASIA

HIDROLIPOCLASIA, TRATAMIENTO RÁPIDO Y EFECTIVO PARA BAJAR DE PESO

Se trata de un procedimiento que hace parte desde hace varios años del armamento con el que cuenta la medicina estética en el campo del moldeamiento corporal; tiene innumerables ventajas.

Entre ellas, el hecho de que los resultados empiezan a ser evidentes más o menos al cuarto día.  Se realiza con anestesia local lo que permite seguir con nuestras actividades diarias sin restricciones, los resultados son casi equivalentes a una liposucción obviando los riesgos de una anestesia general y el sangrado de esta última ya que no se realiza extracción de grasa.

Lo que se busca con el procedimiento y los métodos complementarios utilizados es “derretir” los depósitos grasos para ser eliminados a través del sistema linfático y el riñón (con ayuda del drenaje linfático complementario).

Para este procedimiento se realiza previa valoración del paciente, se identifican las áreas “problema”, se realizan exámenes de rutina (pruebas de función renal y según las necesidades tsh, t 4 y perfil hepático). El procedimiento del primer día consiste en aplicación de solución salina hipotónica en las zonas a trabajar y se complementa con ultrasonido; a partir de ese día y durante 12 días más se debe mantener puesta la faja, seguir una dieta especialmente diseñada por nutricionista y acudir en otras 3 ocasiones al centro de estética donde se realizará ultra cavitación y drenajes linfáticos que ayudan a lograr el objetivo.

Para lograr la figura deseada se cuenta con varios  efectos : primero está el efecto mecánico de “tripsia” de los depósitos grasos con la cánula a través de la cual hacemos la aplicación de la solución lipolítica; el segundo, es un efecto osmótico debido al uso de la solución hipotónica que permite que el adiposito “absorba” el líquido mencionado lo que reduce la resistencia de la pared; con el ultrasonido empleado inmediatamente después de la aplicación del la sustancia, logramos la “explosión “ de los adipositos con la subsecuente liberación de su contenido y posteriormente eliminamos los productos de degradación de los adipositos a través de la orina.